La paradoja de los mellizos

 

Un mellizo hace un viaje de ida y vuelta a otro sistema solar con una velocidad cercana a la de la luz. El otro mellizo se queda en la Tierra.

 

La teoría de la relatividad especial indica que para el mellizo que no viaja, el tiempo transcurre más lentamente en la nave del viajero. Puesto que el viajero ve alejarse a su hermano en la Tierra, parece a primera vista que el viajero también vería que el tiempo en la Tierra transcurre más lentamente. Así pues, al reunirse ambos mellizos, parece a primera vista que el tiempo tendría que haber transcurrido por igual. Pero las dos frases anteriores son falsas; este caso se llama la paradoja de los mellizos.

 

Aplicando bien la teoría, se ve lo siguiente. Consideremos que el viajero acelera rápidamente hasta la velocidad (medida desde la Tierra) 0,886 veces la de la luz, y que el otro sistema solar está a 6 añosluz. Despreciando el tiempo de aceleración, para el viajero la distancia a recorrer es:

 

 

que corresponde a un tiempo de:

 

 

Despreciando el tiempo de frenado rápido al llegar al otro sistema solar, el tiempo de aceleración rápida a la vuelta y el tiempo de frenado rápido a la vuelta, para el viajero el tiempo total transcurrido es de:

 

 

Y para el mellizo no viajero, el tiempo total transcurrido es de:

 

 

Por tanto, en el reencuentro , el mellizo viajero es más joven que el mellizo no viajero. Desaparece la paradoja.

 

Las vivencias de los 2 mellizos son distintas: para el mellizo viajero, su distancia al otro sistema solar varía; para el mellizo no viajero, su distancia al otro sistema solar es fija.

 

 

Volver al Índice.