Los delitos y la venganza

 

 

El Padrenuestro dice: “Y perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.”

 

El evangelio de san Mateo 18,21-22 dice:

Entonces se adelantó Pedro y le preguntó:

- Señor, y si mi hermano me sigue ofendiendo, ¿cuántas veces lo tengo que perdonar?, ¿siete veces?

Jesús le contestó:

- Siete veces no, setenta y siete.

 

Perdonar es, dicho de quien ha sido perjudicado por ello, remitir la deuda, ofensa, falta, delito u otra cosa. Perdonar implica no desear vengarse.

 

El delito recibido no se puede olvidar, pero se vive mejor si no se tiene constantemente en la cabeza un deseo de venganza. Para perdonar, no es imprescindible que el ofensor pida perdón o muestre arrepentimiento.

 

 

Volver al Índice.